Planifica
Antes de iniciar la reforma de tu cocina o encargar mobiliario de cocina en Bilbao es importante que hagas una planificación del espacio con el que cuentas. Valora la totalidad de los elementos que vas a necesitar, no será lo mismo una cocina para una persona que para una familia. La utilización de más utensilios te obligará a incluir más elementos de almacenamiento como armarios o estantes, una nevera mayor o lavavajillas de mayor tamaño.

Estilo
Una de las primeras recomendaciones que hacemos a nuestros clientes cuando acuden a Femar Interiorismo para confiarnos la reforma de su cocina es la necesidad de definir el estilo que desean para este espacio. Puede tratarse de una cocina clásica, moderna, minimalista o incluso con un aire retro. El estilo determinará aspectos como la paleta de colores o el tipo de muebles y materiales. Y recuerda que sea acorde con el resto de la decoración de la casa. 

Distribución
Una vez que sepas los elementos que vas a necesitar es hora de ponerlos en su lugar. Para ello ten en cuenta la forma de la cocina, si es cuadrada lo más recomendable será una distribución en forma de U, mientras que si se trata de una cocina rectangular puedes emplear una distribución en forma de L o lineal para aprovechar mejor el espacio. 

Regla del triángulo de trabajo
Otro aspecto que has de considerar para que tu cocina sea práctica es el llamado “triángulo de trabajo”  que es el área que más vas a utilizar mientras trabajas. Este espacio está integrado por tres vértices en cuyos extremos se sitúan la zona de fuegos, el fregadero y la nevera. La distancia entre ellos no debe ser superior a 90 cm para que puedas cocinar de forma cómoda y desahogada. 

Iluminación
A la hora de iluminar tu cocina recuerda que el mobiliario de cocina en Bilbao que fabricamos pueden incorporar puntos de luz para iluminar las zonas de trabajo de forma adecuada. Esto es importante para evitar sombras y desarrollar las tareas en la cocina de forma más cómoda. Intenta aprovechar la luz natural y no cometas el error de instalar una luz única en el centro de la cocina. Trata de ubicar luces puntuales en las zonas que te interesen.